Una Jornada Particular [Una Giornata Particolare] (1977) de Ettore Scola

Una Jornada Particular40

Roma, 1938. Benito Mussolini recibe por todo lo alto a su aliado Adolf Hitler, y con motivo de la ocasión, se organizan toda una serie de desfiles públicos a los que acude gran parte de la población. Antonietta (Sofia Loren) es la madre de una típica familia de clase obrera que prepara a sus seis hijos y a su marido para que acudan al acontecimiento, pero ella debe quedarse realizando sus tareas de ama de casa. Por accidente, acaba conociendo a su misterioso vecino de enfrente, Gabriele (Marcello Mastroianni), un hombre inquietante pero amable que dice trabajar como locutor de radio. En realidad acaba de ser despedido por sus “tendencias depravadas” (en otras palabras, homosexualidad) y ha estado a punto de suicidarse hasta que apareció súbitamente su vecina.

La película se centra en la evolución de la relación entre los dos personajes a lo largo de todo el día en que se produce el famoso desfile. Todo el escenario en que sucede la historia es el bloque de pisos donde viven y se encuentran solos junto a una cotilla portera que advierte a Antonietta de que ese tal Gabriele es una mala influencia. No hay bellas melodías de amor, la única banda sonora que acompaña a los personajes es la omnipresente radio de la portera hablando sobre el pomposo desfile, como si ese acontecimiento y todo lo que ello representa estuviera sobre ellos constantemente.

Ambos son desgraciados en gran parte por culpa de ese tipo de gobierno que ha seducido al resto de personas: él es un homosexual y por tanto un marginal, ella es una ama de casa que por tanto se ve obligada a soportar las continuas infidelidades de su marido y a llevar una patética vida limpiando habitaciones y cocinando. Ambos están atrapados a su manera.
Sin embargo, la primera reacción de Antonietta al conocer la homosexualidad de Gabriele es rechazarle porque de hecho ella es una fascista convencida. Es otra de esas miles de personas que creía en el Duce (es curioso que las únicas actividades creativas que lleve a cabo estén relacionadas con su adoración a Mussolini: los recortes de prensa y su retrato hecho con botones), pero a partir de la atracción y fascinación que sentirá por ese desconocido se dará cuenta de sus prejuicios.

Una Jornada Particular1

Resulta curioso el contraste entre un acontecimiento de tanta magnitud e importancia histórica, el encuentro entre Hitler y Mussolini, y un hecho tan pequeño y supuestamente insignificante como el encuentro entre estos dos personajes.  Una jornada particular no es una historia de amor, es una historia de desolación, de desesperanza. No hay lucha, simplemente dos personas que se encuentran en las mismas circunstancias y que se consuelan mutuamente. Pese a que su encuentro amoroso está presentado con un erotismo y una delicadeza excelentes, no es tanto la consumación de un enamoramiento (no cabe olvidar que él es homosexual) como la de una frustración, la de sentirse solos y no queridos.

Sofia Loren y Marcello Mastroianni están formidables llevando gran parte del peso de la película (la mayor parte del metraje está compuesta únicamente por conversaciones entre ellos dos) y dando forma a personajes totalmente diferentes a los que nos tienen acostumbrados: Marcello, el seductor galán, aquí es un homosexual que durante su breve encuentro amoroso adquiere una actitud pasiva y casi temerosa; la normalmente glamourosa y seductora Sofia aquí es una frustrada ama de casa, con un rostro desgastado y una mirada cansada que nos dan a entender que es una flor marchita y sin esperanza. Estas dos actuaciones acompañadas de una sutil pero muy efectiva dirección de Ettore Scola acaban de conformar un memorable film.

Una Jornada Particular2

2 comments

  1. Es una película inolvidable por el tema y la relacion que se entabla entre los dos protagonistas.Es a mi entender una joya del cine italiano. Los directores italianos se caracterizan por mostrar la importancia de las relaciones humanas con un realismo y profundidad única.-

  2. Es un excelente film donde la desolacion y la tristeza y desesperanza de dos personas con dos vidas e ideas totalmente diferentes hace que las mismas se comprendan y sientan la necesidad de la compania, uno del otro.- Una obra de Ettore Scola inolvidable e irrepetible.- La soledad en que se encuentra cada personaje evidencia que es necesario tener un objetivo verdadero y apasionado en la vida para poder subsistir ante tanta adversidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s